sábado, 16 de abril de 2011

NO LLORÉIS POR MÍ: ¿CAMBIOS A LA BILBIA?

De acuerdo a los estudiosos de la Jurisprudencia, la ciencia que estudia las leyes, en el proceso de Jesús, dice un comentarista: ``Se batieron todas las marcas de injusticia y velocidad. Fueron más de veintisiete los procedimientos falsos que le fueron aplicados al no encontrar suficientes pruebas para condenarlo. Entre ser llevado ante el Sanedrín (el Cuerpo gubernamental judío), a Pilato; Herodes y de nuevo a Pilato; el ser interrogado; el ser flagelado; la corona de espinas; la burla de los soldados; la ruta al calvario y por fin la crucifixión, apenas transcurrió un lapso de seis horas. Por lo visto se temía una protesta de sus muchos seguidores``.

Una vez que el procurador de Judea Poncio Pilato no pudo contener las exigencias de una turba enfurecida de judíos exigiendo la crucifixión de Jesús mandó que fuera crucificado. Mateo, Lucas y Marcos hablan de Simón de Cirene (un personaje al parecer bastante conocido porque en Marcos 15:21 se menciona el nombre de sus hijos: Alejandro y Rufo).

Se cree que este hombre había pernoctado fuera de la ciudad y venía para adorar en el templo. Dice Lucas: ``los guardias lo detuvieron y lo obligaron a llevar la cruz de Jesús``. Juan que no figura dentro de los evangelios sinópticos omite a Simón de Cirene, y centra su atención en Jesús: ``Y él cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota`` (19:17).

Era costumbre romana que los condenados a muerte llevaran su propia cruz ¿Y Jesús por qué habría de ser la excepción? Una cosa es verdad, a esta hora físicamente estaba muy agotado debido a todo cuando ya había estado expuesto durante el juicio. Su agonía había comenzado antes de dirigirse al Getsemay, así lo hizo ver a sus discípulos: ``mi alma está muy triste hasta la muerte``, luego se postró sobre su rostro diciendo: ``Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero sino como tú`` (Mateo 26: 38,39; Lucas 22:42).

Lucas amplía: ``Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como gruesas gotas de sangre que caían hasta la tierra`` (V: 44). En su naturaleza humana Jesús sentía los padecimientos que le esperaban. El comentarista Mody lo explica de esta manera: ``La historia médica registra algunos casos en que la intensa agonía mental se ha visto acompañada de la transpiración de sangre producida por la ruptura de los vasos sanguíneos``.

SIEMPRE HABRÁN BUENOS Y MALOS
Pero no todos eran enemigos del Salvador. Lucas concede a las mujeres un espacio más amplio que los otros evangelistas, es el único en registrar el incidente que leemos en el capítulo 23 y los versículos del 26 al 31. ``Y le seguía gran multitud del pueblo, y de mujeres que se dolían y se lamentaban por él`` (V: 27).

El llanto de estas mujeres indica el grado de simpatía que sentían por Jesús y es una muestra de que no todos los corazones de los judíos estaban endurecidos como sucede en todo tiempo, con cualquier persona y en cualquier lugar. No se dice que dichas mujeres hayan sido seguidoras de Jesús pero ahora le mostraban algún grado de aprecio al igual que muchos sin que estén dispuestos a creer en él como su Señor y Salvador. Es natural en el ser humano el condolerse al presenciar sufrimientos extremos en terceras personas lo que también pudo motivar que aquellas mujeres que formaban parte de la multitud sintieran compasión.

Se cree que en el intervalo que hubo mientras se pasaba la cruz a Simón, Jesús se dirigió a las mujeres y les dijo: ``Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos. Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no concibieron, y los pechos que no criaron. Entonces comenzarán a decir a los montes: caed sobre nosotros; y a los collados cubridnos. Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, que no se hará?`` (V: 28-31).

Aún estaba reciente su ingreso triunfal a la ciudad en donde había sido aclamado por las multitudes. En esta ocasión el Señor conociendo la vulnerabilidad humana y sabiendo que muchos de los que ahora le aclamaban como rey (19:38) en pocos días pedirían su crucifixión, pronunció palabras no sólo conmovedoras sino proféticas. Dice el evangelista: ``Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación``(V:41-4; Mateo 24:2).

La dureza del pueblo de Israel con respecto a su relación con Dios está generalizada a lo largo de toda la Biblia especialmente en el Antiguo Testamento. En el caso de la muerte de Cristo si bien sucedió en Jerusalén y quienes encabezaron su exigencia ante Pilato fueron los dirigentes judíos, éstos actuaban en representación del pueblo, era la fiesta de la Pascua y había gente de todos los contornos. Mateo registra un detalle muy importante que no lo hacen los otros evangelistas y he ahí la riqueza y la importancia de los evangelios sinópticos. Dice que Pilato se lavó las manos y declarándose ``inocente`` lanzó toda la responsabilidad hacia ellos, ahora veamos su respuesta: ``Y respondiendo todo el pueblo, dijo: ``Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos. Entonces les soltó a Barrabás; y habiendo azotado a Jesús, le entregó para ser crucificado`` (Mateo 27:25).

Con respecto a Pilato, la Biblia de Estudio Pentecostés comenta: ``El mayor pecado de Pilato fue transigir en lo que él sabía que era verdadero y correcto por causa del puesto, del nivel social y del provecho personal. Pilato sabía que Cristo era inocente, y así lo declaró varias veces (V:18; Juan 19:4-6)``. Es más, su esposa se lo había advertido: ``Y estando él sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él`` (Mateo 27:19). Aún con ello, soltó a Barrabás que era uno de los peores criminales satisfaciendo también con ello las demandas del pueblo.

``Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos`` Esto no puede parecer simple. Con esas palabras se declaran responsables,se maldicen ellos mismos y transfieren dicha maldición sobre sus hijos y eso habría de repercutir de generación en generación, veamos lo que dice Dios ``Yo soy Jehová fuerte y celoso que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación`` (Éxodo 20:5; Números 14:18; Deuteronomio 5:9).

A Dios gracias muchos judíos se han convertido al cristianismo y han roto con esa maldición al igual que en tiempos de Jesús, aunque de hecho no es fácil, la mayoría siguen esperando al Mesías prometido que ya vino hace más de dos mil años, ``vino a lo suyo y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios`` (Juan 1:11).

EL PAPA, LOS JUDÍOS Y LA VÍRGEN
Es nuestro deber orar por los judíos, por todo el pueblo de Israel. Hay promesa para quienes les bendicen y maldición para quienes les maldicen ``Malditos los que te maldigeren y benditos los que te bendigeren`` (Génesis 27:29). El salmista David dice: ``Pedid por la paz de Jerusalén`` y agrega: ``Sean prosperados los que te aman`` (Salmo 122:6). Es verdad que los judíos han sido estigmatizados históricamente pero los creyentes lavados con la sangre de Cristo les amamos porque quien tiene a Cristo en su corazón no odia a nadie.

¿A qué viene esto? Porque recientemente la prensa hablada y escrita informaba que el papa Benedicto XVI los ha exonerado de culpa(www.go Israel.com). Eso puede entenderse como un esfuerzo por unir a la humanidad, muy bueno, pero de ahí a pretender cambiar la historia o el mismo texto bíblico hay mucha diferencia.

En el Antiguo testamento cuando un rey actuaba mal todo el pueblo sufría y de igual manera cuando un rey obedecía a Dios todo el pueblo era bendecido. Lo mismo vemos en las catástrofes que como en todo la muerte no hace excepción. Eso mismo sucede cuando un hispano en Estados Unidos comete un crimen de alto impacto, todos somos mal vistos aunque de hecho se sabe que no se debería de generalizar lamentablemente es así.

Por mucho tiempo mi familia y yo sufríamos por la muerte trágica de David, nuestro primer hijo cuando estaba por cumplir 24 años y en quien se perfilaba un futuro brillante en todos los aspectos, sin embargo, dos días antes de su muerte había venido de un campamento juvenil muy gozoso con los jóvenes de nuestra iglesia. La fortaleza de Dios y el respaldo humano fue excepcional del cual se derivan dos libros que han sido de mucha bendición, incluso el templo, pero el dolor seguía latente. Fue hasta que en una de mis clases de maestría que el Dr. John Mckena, un teólogo prominente de quien tuve el honor re recibir unas cuantas materias hablaba de la tragedia del huracán Katrina que sucedía en esos días, dijo: ``a Dios le da igual tenernos aquí o allá, lo importante es estar en su presencia``. Confieso que hasta entonces pude entender lo que por unos siete años aún no entendía. Así que no importa como y donde muramos sino como está nuestra relación con Dios.

Con respecto a lo que cita Mateo ``Su sangre sea sobre nosotros, y nuestros hijos`` el papa dice que la sangre de Cristo ``habla otro idioma diferente al de Abel. No pide venganza, ni castigo, sino reconciliación. No es derramada contra algunos, sino que se vierte para todos. No es maldición sino redención y salvación``. En el capítulo 4 de Génesis leemos que Abel fue asesinado con premeditación, alevosía y ventaja por su hermano Caín. Cuando Dios le señala su pecado le dice: ``la voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra`` (V: 10).

Muy cierto. La sangre de Cristo es para redención y salvación pero frente a Pilato, ellos no hablaban en términos de ``redención,reconciliación y salvación`` sino de rechazo y desprecio al Hijo de Dios quien desde la misma cruz dijo: ``Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen`` (Lucas 23:34).

Por supuesto que si. El perdón de Jesús está disponible pero por sí sólo no puede obrar, la persona necesita venir y confesarle como su Señor, es lo que hicieron algunos judíos al presenciar los acontecimientos en el momento de su muerte, otros en cambio pidieron una guardia a Pilato para custodiar la tumba para que sus seguidores no fueran a robar su cuerpo y decir que había resucitado (Mateo 27:62-65).

Con respecto a María, la prensa también comentaba que el papa quiere cambiar el término virgen por ``mujer joven``. Con eso su máximo líder echaría por tierra lo que la Iglesia Católica ha defendido por los siglos de los siglos que es, según ellos, la virginidad perpetua de María y hasta celebran su ``asunción al cielo`` en cuerpo y alma, un argumento que carece de fundamento bíblico como muchas cosas mas que son comunes en la tradición católica, el ser ``mujer joven`` no necesariamente tendría que ser virgen. Hace un tiempo escuché a un arzobispo decir en su homilía por la intenet que Jesús no quiso dejar a su madre desamparada y se la llevó al cielo.

Es un hecho que como todo buen hijo aún en la cruz el Señor se preocupó por ella. Ya para entonces no se habla de José y sus hermanos aún no creían el él como el Hijo de Dios por eso prefirió encomendársela a Juan: ``Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente dijo a su madre: ``Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: he ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa`` (Juan 19:26,27).

En defensa de la virginidad perpetua de María la iglesia católica ha negado la existencia de otros hijos ya con su esposo José puesto que Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo, de manera que a los parientes más cercanos se les llama primos, si así fuera debería aparecer de quien eran hijos pero tampoco se dice nada. Mi pregunta es: Si la familia es la primera institución creada por Dios y si el objetivo del matrimonio es el procrear hijos ¿por qué José y María no habrían de tenerlos? Jesús es el primogénito de María y el unigénito de Dios.

Jesús nació de una virgen. El profeta Isaías lo había anunciado unos ochocientos años antes, ``He aquí la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel`` (Isaías 7:14). La traducción de Emanuel es ``Dios con nosotros``. La virginidad ha sido de gran valor siempre y más aún en los tiempos bíblicos pero en el caso de Israel con mayor razón dado a la profecía de que el Mesías vendría de una virgen las jovencitas vivían a la expectativa de ese privilegio y cuidaban su virginidad.

María era una de ellas pero por venir de la clase humilde era en quien menos se pensaba y de seguro ella misma nunca se lo imaginó, de ahí su sorpresa cuando recibe el anuncio. ``Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio se turbó por sus palabras, y pensaba que salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo,y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David su Padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti,y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual el santo ser que nacerá será llamado Hijo de Dios``. (Lucas 126-35). En el Verso 37 agrega el ángel ``Porque nada hay imposible para Dios``.

María estaba comprometida en matrimonio con José. El desposorio era un contrato por un tiempo determinado que celebraban los padres aún muchas veces sin el consentimiento de sus hijas, no se sabe si ese era el caso de ella, aunque era un contrato legal el matrimonio se consumaba con el acto sexual pero el desposado ya tenía autoridad sobre la desposada, es lo que leemos en Mateo: ``Estando desposada María con José, antes que se juntasen se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado del Espíritu Santo es. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que Dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús`` (Mateo 1:18-20, 24, 25).

La virginidad de María está ampliamente documentada en la Biblia pero no la perpetuidad de la misma. El evangelista dice que José no la conoció hasta después de nacer Jesús, la palabra ``conocer`` en este contexto se refiere al acto sexual. De ahí en adelante el matrimonio siguió su curso como cualquier otro. No se sabe cuando murió José pero como ya se dijo no se habla más de él durante el ministerio de Jesús, María quedó bajo el cuidado de Juan quien tuvo que cuidarla hasta su muerte antes de que éste fuera desterrado a la isla de Patmos (Apocalipsis 1: 9).

Una de las principales razones del rechazo de Jesús al surgir su ministerio fue porque le conocían. Lucas dice que después de ser reencontrado por sus padres en el templo a la edad de doce años ``el niño crecía y se fortalecía, y la gracia de Dios era con él`` (Lucas 2:40). El regresó con sus padres a Nazaret y eso responde a lo que algunos escépticos se preguntan sobre que fue de Jesús ya que no se habla más de él hasta la edad de treinta años, la verdad es que su vida pasa inadvertida junto a José su padre adoptivo en el taller de carpintería.

He ahí la oposición a reconocerle como el Hijo de Dios tal como lo dicen los evangelios. ``Y venido a su tierra les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues tiene todas estas cosas? Y se escandalizaban de él, pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa`` (Mateo 13:53; Marcos 6:1-6; Lucas 4:24).

Jesús tuvo que resistir el rechazo hasta de sus mismos hermanos, así lo declara Juan. ``Estaba cerca de la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos; y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea para que también tus discípulos vean las cosas que tú haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aún sus hermanos creían en él`` (Juan 7:2-5). En el verso 6 Jesús les responde: `` Mi tiempo aún no ha llegado.

La Biblia registra a dos de sus hermanos que se convirtieron en sus discípulos y cada quien escribió su epístola que lleva su nombre, estos son Jacobo (Santiago) y Judas (no el Iscariote). Hoy al llamarle a María ``Mujer joven`` ¿Por qué no aceptar que Jesús tuvo hermanos y hermanas engendrados por José como los evangélicos lo hemos venido diciendo?

El papa en defensa de los judíos dice que quienes acusaron a Jesús fue la turba que apoyaba a Barrabás. De acuerdo a los evangelios el gobernador romano concedía en la fiesta una especie de amnistía dejando en libertad a un preso sin importar quien fuera siempre que el pueblo lo pidiera. En Mateo 27: 15-26 leemos que Pilato sabía que por envida acusaban a Jesús y en un esfuerzo por soltarle ahora que hasta su misma esposa se lo pedía:``No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él`` (V: 19), les propuso soltar a Barrabás encarcelado por homicidio y organizar una revuelta contra el gobierno de Roma (Marcos 15:6-7; Lucas 23:18-19).

Algunos comentaristas dicen que al lanzarles esa propuesta Pilato nunca pensó que preferirían a un criminal, eso muestra que aún ellos estaban consientes de quien era Barrabás por lo que no hay evidencia de que ellos fueran seguidores de éste sino que fue la oportunidad del momento que supieron aprovechar diciendo: ``No a éste, sino a Barrabás`` (Juan 18:40).

Una cosa es verdad con respecto a los judíos: Ninguna autoridad en la tierra puede exonerarlos o absolverlos. Únicamente la sangre de Cristo puede limpiar de pecado a judíos y a no judíos mediante el único requisito: RECONOCERLE COMO SU ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR.

EL CUMPLIMIENTO DE LO DICHO POR JESÚS
Aquellas palabras dichas por Jesús acerca del templo y en esta ocasión a las mujeres que le lloraban tuvieron cumplimiento en el año 70 cuando Jerusalén fue totalmente destruida por el ejército romano comandado por Tito muriendo cientos de miles de judíos. Se dice que en busca de oro, minas y cosas valiosas el tempo fue destruido tal y como Jesús lo había predicho. Dicen los historiadores que tanto fue el sufrimiento que muchos preferían ser aplastados por las montañas que morir degollados y masacrados ante la crueldad de sus victimarios. De acuerdo al verso 29 las mujeres preferían ser estériles y no tener que ver a sus hijos morir de hambre y ser vendidos como esclavos; los bebés eran sacados de los vientres; las mujeres sepultadas vivas a tal grado que éstas hasta envidaban a las estériles; la esterilidad era vista como una maldición en las mujeres judías. El Señor les dice: ``Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará? Si con Jesús se cometía tanta crueldad que hasta el mismo Pilato insistía en su inocencia ¿qué no harían con ellas y todos quienes se identificarían con su causa?

La percepción de inocencia acerca de Jesús Pilato la corroboraría horas más tarde con los acontecimientos suscitados al expirar Jesús en la cruz en que sus mismos verdugos habrían de decir que era el hijo de Dios. ``Cuando era como la ora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró. Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: verdaderamente este hombre era justo. Y toda la multitud de los que estaban presentes viendo lo que había acontecido se volvían golpeándose el pecho`` (V: 44-48).

El Dr. J.F. Rodriguez hablando del informe que Pilato enviara al Emperador Tiberio lo escribe así: ``Podría decirse, con verdad, que todos los fantasmas de las regiones infernales se dieron cita en Jerusalén. Un fuerte clamor procedente del Gólgota fue llevado por unos vientos, y parecía anunciar una agonía como nunca había sido escuchada por oídos mortales. Densas nubes se posaron sobre el templo y sobre la ciudad, envolviéndolo todo como un velo. Eran tan temibles las señales que los hombres vieron, tanto en los cielos como en la tierra, que Dionicio el aeropagita exclamó: Oh, el autor de la naturaleza está sufriendo: el universo se está despedazando``. Dionicio se cree que era un prosélito judío que más tarde se convirtió al cristianismo (Hechos 17:34). (Biblioteca del Predicador Volumen 2 página 43, Editorial Clie 1977). Eso explica el ambiente que se vivió en esos tres días previos a la resurrección en que el diablo festejaba la ``aparente victoria sobre el Hijo de Dios``.

Otros alegóricamente dicen: ``el infierno se quedó vacío y todos los demonios salieron a la superficie``. Lo que Satanás no sabía es que la muerte no tiene potestad sobre el Redentor, la venció y por cuarenta días el Cristo resucitado se manifestó a muchos, ascendió a los cielos y se sentó a la diestra de Dios con poder y gran gloria. Pablo dice: ``Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es por sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre`` (Filipenses 2: 9-11).

El triunfo de la iglesia no radica en la muerte del Hijo de Dios sino en su resurrección. Jesús como todo buen judío se había sometido a las autoridades romanas, él mismo dio el ejemplo con el pago de los impuestos cuando dijo: ``Al Cesar lo que de Cesar`` (Lucas 20:44; Mateo 22:21; Marcos 12:17).

A eso se refería el Señor cuando pidió a las mujeres no llorar por él sino por ellas mismas, no sólo por el sufrimiento que habría de venir sino por su condición espiritual en que todo ser humano necesita estar a cuentas con Dios para enfrentar el día de la prueba, pero más que todo, tener la seguridad de la salvación de su alma que es el único requisito para escapar de la condenación eterna. Su cruz no debía provocar sentimientos de lástima, era y debe de ser para reconocer nuestros pecados y producirnos arrepentimiento, ella pone a nuestro alcance el perdón como dice Pablo: ``Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encomendó a nosotros la palabra de reconciliación`` (2 Corintios 5: 19).

Con la muerte de Cristo queda comprobado que no hay nada que el hombre pueda hacer en su favor en términos de salvación. La salvación está consumada y fuera de él no hay ninguna esperanza. ¡Recíbele hoy!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada